«Bienaventurados los que creen en el Sporting de Sandoval»