Calabazas históricas en First Dates al mujeriego de Marco Antonio

La comensal pecó de sincera y no de malvada

En ocasiones la sinceridad nos trae tranquilidad y otras veces nos trae problemas, ese fue el caso de Marco Antonio en su visita a First Dates. A pesar de que el hombre tiene un buen porte y un físico que atrajo a su cita, no logró convencerla por ser lo más sincero posible. Sin embargo, pasaron una velada inigualable y muy agradable.

La primera en llegar fue Yaila, una venezolana muy contenta de estar en España. “Tengo tres títulos universitarios en Venezuela, pero en España, aunque también me sirvan, me he enamorado de la hostelería y he decidido dedicarme a la bandeja y soy camarera”. En su presentación también agregó, “soy muy auténtica, genuina y alegre. También muy sincera, pero todo con educación y respeto. Mi defecto, soy muy egocéntrica. Me gusta mucho hablar de mí”.

Marco Antonio First Dates
Yaila reconoció que físicamente le encantó Marco Antonio, pero su estado civil es el que le preocupa.

Aunque Marco Antonio dejó boquiabierta a su cita, su sinceridad arruinó la cita en First Dates

Fue el turno para el chico, que apenas entró al restaurante, Yaila quedó fascinada. “Es rubio y tiene unos ojazos azules… También es más alto que yo, porque me es difícil encontrar a alguien que le supere” comentó la comensal. Cuando ya se encontraban charlando cómodamente, vino el momento que desinfló la burbuja del encanto.

“Sigo todavía con el tema del divorcio, está siendo un poco complicado” desveló el hombre. La comensal también apeló a la sinceridad. “llámame prejuiciosa, pero técnicamente estás casado, y yo, por principios, con hombres casados, no salgo”. La cara del chico denotaba algo de tristeza mezclada con decepción.

Yaila se mostró inflexible son la situación de Marco Antonio y le dio el no en First Dates

A pesar de que la venezolana le había dicho que no compartía la idea de salir con alguien que aún está en proceso de divorcio, el alicantino se aventuró a decir que quería una segunda cita con ella. Ella nuevamente se mostró estricta con su decisión. “Me ha encantado, está para mí, pero hay un tema que tiene que solucionar. Técnicamente, estás casado y tengo por principio irrevocable no salir con hombres así” sentencio la latina.

Marco Antonio habló nuevamente en su defensa y aclaró, “es un tema simplemente burocrático, solo me queda firmar un documento…” El chico volvió a recibir calabazas de Yaila que respondió. “Cuando lo firmes, me llamas”. El comensal recibió un no parcial que más adelante podría convertirse en una nueva oportunidad en el amor. Claro, cuando ya tenga firmado los papeles del divorcio con su actual esposa.

Pasapalabra Orestes