Despedir a Zidane para recuperar a Odegaard

Poco habitual pero real, la salida de uno está representando legalmente la llegada del otro

La posición de Zinedine Zidane es cada vez más inestable en el seno del Real Madrid, sobre todo si se analizan casos como el de Odegaard, complejo como ese solo. Los malos resultados, las pálidas apariciones ante los medios y la lucha que sostiene con el manejo del grupo le han clavado una mala espina. Es claro que todo lo determina el transcurso habitual de la temporada, pero así como van las cosas las sensaciones son realmente muy flojas.

De tal manera que a partir de esa percepción se ha postulado un desencadenamiento habitual, que tiene que ver con una de las grandes esperanzas del club, la que hace referencia a Martin Odegaard. Como ya se sabe el noruego ha partido recientemente a Inglaterra bajo las órdenes de Mikel Arteta en el Arsenal. Pero cuando es cuestionado por su regreso prefiere callar, y deja todo en el ambiente ante una potencial salida del francés al mando.

Arteta Odegaard
El mediocampista noruego Martín Odegaard está cerca de repetir la misma historia en el Real Madrid a cuenta de Arteta

Ante la pregunta incómoda de los medios, Odegaard se ha referido a Zidane consecuente a la relación que sostiene con el francés

Algunos han utilizado las conferencias de prensa para atacar, sacar información detallada y hasta desnudar incidencias internas. Este ha sido el caso y sobre la posibilidad de regreso al nórdico ha preferido ser muy cauto. En pocas palabras ha dejado expuesto que mientras Zidane esté al mando, él va a preferir quedarse lejos. No le persona el trato que le dio y menos que haya cortado su progresión en San Sebastián para marginarle de esa manera.

Es imposible, Odegaard es un jugador de un alto prestigio como para pensar que pueda alternar suplencias con no más de 10 minutos dentro del terreno de juego por partido en toda la temporada. Y de ahí surge la idea, está feliz en Arsenal, más allá de que recientemente se está acomodando, amoldando a las ideas del entrenador y al ritmo frenético que impone la Premier League.

Zidane ha hablado del tema intentando desviar la atención de la crítica

Ahora bien, una cosa ha sido la temática en líneas generales y otra bien diferente lo expuesto por el entrenador, que ante los micrófonos le ha extendido toda la confianza al jugador que no le dio en el campo. Según él, le habría pedido que se quedara, argumentando que la temporada era larga y que en algún momento de la misma iba a necesitar de sus servicios.

Evidentemente no ha sido suficiente, el tema es mucho más grueso de lo que parece y los odios han recalcado en un contexto convulsivo. Odegaard parece decidido a poner fin a ese vínculo, y ha dejado enmarcada su posición. Nada parece convencerle de que cambie de concepto, al menos desde lo que se ha visto hasta acá.

James Rodríguez