El atasco en la ‘operación salida’ condiciona la llegada de más refuerzos