Fulham, la renovación de Schwarzer en el aire