La denuncia de Antonio en First Dates deja helado a Sobera

El comensal relató en su presentación, la peor experiencia de su vida

Antonio dejó a todos boquiabiertos en First Dates, en especial a Carlos Sobera, cuando ha contado una de las experiencias que más lo marcaron en la vida. El comensal se aventuró a contar un episodio bastante duro en medio de su presentación, Sobera, quien oficia como el anfitrión, siempre quiere conocer un poco de las personas que deciden ir al restaurante de Cuatro. Sin embargo, el presentador se llevó más información de la que quería.

El hombre le contó a Sobera, y de paso a todos los seguidores del dating show, la terrible anécdota. “Me secuestraron con 19 años y me tuvieron que rescatar los GEOS”. Ante la sorpresa de todos, el comensal decidió cambiar el tema rápidamente. Antonio nació en Estados Unidos, pero en 1982 decidió mudarse a Sevilla. “Por eso tengo acento andaluz y no americano”.

 Sobera first dates
Antonio y Leli compaginaron muy bien y al final la segunda cita fue todo un éxito.

Lo más llamativo de la cita en First Dates, fue la historia de Antonio, y la reacción de Sobera

Retomando la gran experiencia que vivió el sevillano, el hombre confesó que ha tenido una vida llena de adrenalina. “Ha sido movidita porque sucedió algo marcó mi vida y lo hará para siempre: Con 19 años me secuestraron”. La reacción de Sobera apenas fue lo normal. “¡Perdona! ¿Qué te secuestraron?”

“Cumplí los 20 secuestrado, estuve 28 días encerrado y me rescataron los GEOS. Perdí 15 kilos en esos días y esto sucedió en 1995”. Además añadió. “Pusimos una querella judicial y se juzgó a los responsables”. Antonio confesó que a raíz de ello, pasó varios meses y hasta años tratando de superar el difícil momento. Duró mucho tiempo encerrado en su habitación y se volvió una persona muy agresiva.

Luego de la tormenta viene la calma, Antonio conoció a Leli y fue una gran velada en First Dates

Para alegrar el momento que estuvo opaco con los relatos de Antonio, Leli se presento como. ” Una mujer muy carismática, siempre llevo una sonrisa en la cara porque creo que es la manera más agradable para presentarme, no lo fuerzo porque estoy bien y feliz”. A pesar de la seriedad del sevillano, ambos comensales compaginaron muy bien. ç

Una vez en la mesa, Antonio y Leli comprobaron que la conexión inicial no fue coincidencia. Los dos compartieron gustos, pensamientos y disfrutaron de una agradable cena. La hora de la decisión final llegó, y con ello se podía sentir que la segunda cita estaba más que asegurada. Antonio dio el si pues “Me ha encantado hablar con ella mirándole a los ojos”. Mientras que Leli también coincidió aunque, “no he sentido mucho feeling, pero quiero seguir conociéndole porque me ha parecido una persona sensible”.

Precio Justo Sobera