Lapidan Sálvame por emboscada ruin a María Teresa Campos

La veterana periodista recibe una llamada que da mucho que hablar

No está el horno para bollos en la familia de la periodista Maria Teresa Campos, con los líos que se trae su nieta, Alejandra Rubio, colaboradora habitual en Sálvame. Precisamente la hija de Terelu ha sido foco de la polémica esta semana por un supuesto insulto a Lydia Lozano durante una fiesta de cumpleaños.

El incidente, que se produjo durante la la celebración de la onomástica de Lizfanny Emiliano, ha sido desvelado por Miguel Frigenti. Por este motivo, este colaborador se ha puesto en el ojo del huracán tras ser ya repetitivo su obsesión por Las Campos, a las que dedicó un artículo rompedor hace 7 años.

Sávame

En esas, Jorge Javier, conductor del programa, observó que tenía una llamada perdida en su teléfono, nada menos que de María Teresa Campos. Y el periodista no dudó en devolver esa llamada, en pleno directo y con el manos libres para que lo escuchara toda España.

Aunque nada más descolgar el teléfono la Campos, Jorge Javier le avisó de que estaba en directo, ella no lo pareció escuchar a tenor por sus palabras, sin filtro alguno. Al menos, después de soltar una retahíla tremenda, Maria Teresa Campos dejó claro: “Ahora no me vayas a grabar, que te conozco”.

Sálvame

“Bastante tenemos con lo que estamos pasando como para entrar en esto. Yo no tengo ganas de nada, estoy con el miedo en el cuerpo, por eso dejadnos tranquilos, respetad por lo menos. Escribirme mensajes a mí para hablar cuando estáis todos los días llevando a gente a ponernos verdes e insultarlos. No tengo ni idea de quién es y encima me escribís para que yo entre en esto”, explicaba la Campos, claramente en alusión a Frigenti.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Sacrificios de la Juventus para frenar fichaje de Aouar por el Real Madrid
Netflix gratis a clientes Movistar oferta válida en octubre 2020
El Valencia CF estalla de júbilo con regreso sorpresa de Sergio García al Espanyol