Los 5 conflictos más embarazosos de Al rojo vivo al mando de Ferreras

Repasamos lo contratiempos más legendarios del programa de La Sexta

El programa de información política más controvertido de la televisión, es sin duda alguna Al rojo vivo. El espacio que presenta todas las mañanas Antonio García Ferreras, en La Sexta, se ha metido en numerosos conflictos con partidos políticos, siendo su punto débil su excesivo partidismo. Con la izquierda, lo que quieran. Pero a la derecha se le tiene especial tirria en el programa.

Con la crisis sanitaria, Al rojo vivo ha adquirido especial repercusión por un motivo muy simple. Al estar todos confinados en casa y ante la necesidad de estar siempre informados, un programa como Al rojo vivo, emitido de lunes a viernes e incluso trabajando los días de Semana Santa, es una referencia necesaria.

Al rojo vivo

La otra razón de peso para haber alcanzado esa mayor difusión es la crispación política derivada de una crisis mundial. Lógicamente, el Gobierno de España ha sido el foco de la ira de muchos sectores. Sin embargo, La Sexta, Ferreras y Al rojo vivo, han sido constante apoyo de Pedro Sánchez y sus colaboradores. Un blanqueamiento que les ha creado muchos enemigos, aunque también les ha permitido mayor visibilidad y audiencia. Aunque empecemos por el principio.

Orígenes de Al rojo vivo

Al rojo vivo es un programa de La Sexta centrado en todo lo referente al análisis y debate político. Tanto nacional como internacional. Cada día entrevistan a protagonistas y tratan de indagar en los asuntos más frondosos de la actualidad. Un formato presentado y dirigido por Antonio García Ferreras y producido por los Servicios informativos de La Sexta.

Hay que diferenciar dos etapas fundamentales. Ya que no siempre fue como es en nuestros días. Desde su estreno, el 10 de enero de 2011, hasta el 8 de julio de 2011, se emitió en La Sexta 2, y en prime time además. Eso fue solo durante su primera temporada. Tras el verano, el 5 de septiembre de 2011, hasta hoy, pasó ya a emitirse en La Sexta.

Desde entonces, el horario pasó a la mañana, de lunes a viernes. En un principio el programa arrancaba 12:30 y finalizaba sobre las 14:15 para dar paso a la Sexta Noticias. El final se mantiene en la actualidad, pero se ha decidido alargar el contenido. Por eso Al rojo vivo tiene lugar cada día, de lunes a viernes, entre las 11:09 y las 14:15.

Las elecciones a todo trapo

Con un tipo como García Ferreras a los mandos, es de suponer que los mayores retos se asumen con todas las de ley. Porque Ferreras podrá gustar o no, pero es un obsesivo de su trabajo y no descansa hasta que tiene todo bajo control en Al rojo vivo. Por eso, en un programa de televisión sobre análisis político, los días más grandes son los de elecciones.

Pero cualquier tipo de elecciones. Lógicamente mejor si es nacional, pero con las elecciones autonómicas y municipales, con las europeas, e incluso con países importantes como Estados Unidos, Ferreras y su equipo siempre están al pie del cañón.

Al rojo vivo

Esos días se aprecia la pasión de Ferreras por la información. Analiza los datos a una velocidad de vértigo, le gusta conectar con protagonistas en todas las sedes de partidos políticos, se regodea especialmente si la derecha fracasa… siempre con su característico gesto del dedo señalando la cámara.

La paradoja de los tertulianos de Al Rojo Vivo

Por si alguno no lo sabe todavía, Al rojo vivo es un programa teóricamente de izquierdas. El entorno en el que se desarrolla, es decir, La Sexta, tiene marcadas ideas progresistas. Su director, Ferreras, es un radical de izquierdas, muy progresista, en palabras suyas, ya que él mismo se define así. Sin embargo, uno se fija en los tertulianos y algo no cuadra.

Porque varios de los periodistas más radicalmente de derechas en España, son muy amigos de Ferreras y asiduos a los programas de La Sexta como Al rojo vivo. Destacan por encima de todos los directores de La Razón y Okdiario. Es decir, Francisco Marhuenda y Eduardo Inda. Y también se ha visto en alguna ocasión al mismísimo Alfonso Ussía, un azote constante de la izquierda.

Existe, por tanto, una enorme paradoja en la vida laboral y social del director de Al rojo vivo. Se define de izquierdas y progresista. Pero se relaciona en su tiempo libre con derechosos como Inda, Marhuenda o el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, otro gran amigo.

El día que Ferreras disimuló con Newtral

Uno de los temas más candentes durante esta crisis sanitaria que estamos viviendo, ha sido el escándalo denunciado desde la derecha española hacia las competencias de Ferreras en La Sexta. El entramado que forman el periodista con su mujer Ana Pastor y la vinculación de Al Rojo Vivo con Newtral. Sin embargo, esto fue desmentido, con toda la parsimonia del mundo, en pleno directo y para vergüenza de muchos espectadores. Ferreras se permitió el lujo de afirmar categóricamente que no forma parte de la red de identificación de bulos en España. Que no tiene competencia alguna con los verificadores de la información y, lo que es peor, que no tiene relación con Newtral.

Cuando Newtral es propiedad de Ana Pastor, mujer de Ferreras y madre de sus hijos. Cuando se ha demostrado hace unos días que Newtral es una de las empresas encargadas en España de la verificación de información compartida en Whatsapp. Es más, prácticamente cada día, en Al rojo vivo, se hace una sección que consiste en contactar con Newtral para demontar en directo algunos de los bulos principales que han corrido por las redes. Para no tener contacto la relación es muy estrecha. Sin embargo, durante una de las emisiones de Al rojo vivo, Ferreras afirmó de forma contundente que no guarda relación alguna con Newtral.

Ferreras amenaza con contarlo todo en Al rojo vivo

El programa Al rojo vivo en general, y particularmente Antonio García Ferreras están sufriendo de lo lindo en esta crisis sanitaria. Aunque el periodista no cesa en su empeño de analizar toda la actualidad de la pandemia, las críticas a La Sexta se lo están comiendo. Pero Ferreras sigue defendiéndose como si no fuera con él la cosa. Una huida hacia delante que no tiene pinta de terminar bien.

Porque siempre le han recriminado blanquear la acción del Gobierno de España. Y ahora, cuando Pedro Sánchez está contra las cuerdas con numerosas campañas de desprestigio, Ferreras ignorando que muchas de esas campañas también son contra La Sexta y contra Al rojo vivo, ha saltado para defender a su presidente. Por eso, hace unos días, un colaborador suyo se expresaba así:

“Hay que apuntar las campañas que se difunden principalmente por redes sociales, que son muy potentes, se repiten y ya están en los tribunales, ya que se ha presentado por parte de Unidas Podemos“, comenzó diciendo el colaborador Jesús Maraña. Pero Ferreras le interrumpió rápidamente: “Parece que algunos están como rabiosos porque el Gobierno actúa como actúa, toma esas decisiones y no tiene el desgaste que ellos pensaban que iba a tener”, afirmó, antes de concluir con un mensaje en tono amenazante.

Al rojo vivo

“Nosotros también somos víctimas de estas mentiras y difamaciones que, proceden de estercoleros. Seguimos, aguantamos y resistimos. No nos vamos a asustar. Y lo vamos a contar. Absolutamente todo”, completó un enfadado Ferreras que decidió pasar a la ofensiva ante las críticas vertidas a La Sexta y a su programa.

El día que se pidió la dimisión de Ferreras

Ya hemos explicado que Ferreras es un periodista que vive en constante estrés por la información y que sabe que las miradas están puestas en su labor en La Sexta. La comunión perfecta la forman Ferreras, en Al rojo vivo, y su mujer Ana Pastor que en El Objetivo y en Newtral busca siempre la verdad. O más bien su verdad, como se constata con los bulos difundidos por el coronavirus. Una temática que está desatando muchas críticas a los comunicadores.

No puede ser casualidad que dos animales comunicativos como son Ana Pastor y García Ferreras sean marido y mujer. Porque muy pocos en el mundo podrían aguantar las 24 horas a esa intensidad a la que van ambos informadores. Tienen el chiringuito muy montado eso sí. Ferreras es el máximo responsable político en La Sexta. De esa forma, maneja a su antojo Al rojo vivo, el mayor espacio de la cadena destinado a la información y da cabida a Ana Pastor y a su proyecto de Newtral, ideado para destapar bulos en diferentes medios o en redes sociales.

Sin embargo, a ambos comunicadores les delata su ferviente posicionamiento hacia la izquierda. Porque no tratan por igual un desastre con el Partido Popular que con el actual Gobierno de España. Y eso a los espectadores les empieza a cansar. Hasta tal punto que en redes sociales cada vez son más los que exigen dimisiones inmediatas al propio Ferreras en Al rojo vivo. Porque a juicio de la audiencia, Ferreras se aprovecha de Newtral para denunciar bulos que afectan al Gobierno, pero jamás desmienten las falsedades que se vierte a la derecha. Un claro signo de manipulación.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Jorge Mendes coloca en el Valencia CF al próximo jugón portugués
Ridículo de Ciudadanos en el Metro de Madrid aumenta la euforia en el PP
Roberto Leal saca el látigo en Pasapalabra tras regresar a lo grande