Nueva medalla para el entrenador del Real Madrid por resucitar otro muerto

Le ha dado confianza a un jugador que no era tenido en cuenta y le ha pagado de la mejor forma posible

A Zinedine Zidane se le podrá criticar en escala todo lo que la gente apetezca, menos de que no es un entrenador con visión para detectar talento y magia donde otros solo ven desolación. Ha pasado en sus dos etapas al frente del Real Madrid, y curiosamente con el mismo protagonista, con Isco Alarcón. Ante Osasuna brilló, generó y sirvió para que el merengue se llevara tres puntos de oro.

El malagueño fue el jugador del partido, ha sido el que ha filtrado pelotas a placer, y ha sido el que con su estilo ha contagiado a sus compañeros que han empezado con el mico a la espalda. Jugando mal y sobre todo, demostrando falta de personalidad, Osasuna les pasó por encima en tan solo unos minutos de compromiso.

Zinedine Zidane

Su pierna derecha ha sido fundamental, ha sido determinante y ha despertado elogios en todos los asistentes al compromiso. Se ha movido a placer, atacando siempre la espalda de los mediocentro del rival para ubicarse de frente y asistir. Isco es de esos jugadores que cuando está encendido es un crack, y Zidane lo sabe.

A los rumores de fuga por Isco, Zidane les pone fin

Ahora mismo en su nuevo esquema se ha convertido en el abanderado del estilo. Sin Isco al equipo se le ve flojo y sin ideas, pues hay que sumar el bajo nivel de la gente de atrás como Kroos y Marcelo. Su renacer le ha entregado al equipo variantes, y hay quienes incluso se atreven a comparar su nivel en el momento que consiguieron el tri campeonato europeo.

Caso contrario a lo mostrado por Gareth Bale. El ‘Expreso de Cardiff‘ es un jugador atropellado, que necesita de tiempo y espacio para acomodarse y salir perfilado. Si no lo logra se cae, termina perdiendo ante los rivales, o entorpece una jugada maestra. A Isco todo lo que le pongan le calza, y es por eso que Zidane está recibiendo elogios por montones.

Isco Alarcón

Unas de cal y otras de arena. Zidane viene teniendo respaldo de su plantilla y eso nadie se lo puede negar. La crítica está siendo benévola más allá de la sorpresiva eliminación de la Copa, los verdaderos objetivos son los que tiene de frente, LaLiga y la Champions, la que quiere por cuarta vez, alzarse el estratega galo al frente del club de sus amores.

Síguenos en google news

espantada Isak