Nueva normalidad en La que se avecina quita punch a Fermín Trujillo

Los vecinos de Montepinar se enfrentan a una situación nueva con el padre de Lola como perjudicado

Después de la grave crisis sanitaria, la popular serie de La que se avecina es una de las primeras ficciones nacionales en retomar las grabaciones tras estos más de dos meses de confinamiento, dando luz verde a las grabaciones de la duodécima temporada; eso sí, entre estrictas medidas de seguridad e higiene, algo que sentará muy mal a Fermin Trujillo.

Sobre todo teniendo en cuenta que para el padre de Lola el contacto es algo fundamental a la hora de acercarse a una mujer para mostrar sus dotes seductoras. Sin embargo, eso ya no será posible, por lo que la serie de Mediaset se mantendrá adaptada a la ya conocida como nueva realidad y cumplir con el importante distanciamiento social.

La ficción también ha tenido que adaptarse a las medidas sanitarias

Es así como lo ha explicado uno de los principales involucrados en la serie de ficción, que es también hermano de la directora, Laura Caballero, donde él, como guionista, se ha referido a ello recientemente para explicar que durante este nuevo rodaje que irán adentrándose para su final no habrá contacto.

“Segundo día de grabación. Cero contacto humano. Tenemos más monitores en plató que el MediaMarkt”, escribió el guionista y creador de la serie, Alberto Caballero, en su cuenta de Twitter junto a una imagen donde se le ve en pleno set de rodaje y ataviado con una mascarilla, tal y como dicta la normativa.

“Cero contacto humano. #LQSAT12 Tenemos en plató más monitores que el MediaMarkt”

Alberto Caballero

También, y como se han dado cuenta gran parte de los seguidores de la popular serie, con esta última frase el guionista da a entender cómo han tenido que adaptarse en plató para mantener la distancia mínima de seguridad entre los distintos miembros del equipo que rodea a la ficción de Montepinar.

El final de la serie está cada vez más acerca

Una tarea difícil teniendo en cuenta que la serie de Telecinco y Mediaset, como ocurre con otros formatos y otras producción que se tornen, suelen contar un elevado número de personas trabajando tras las cámaras, algo que han tenido que mediar y reducir, parece, ante las medidas sanitarias y de distanciamiento social.

Una manera un tanto descafeinada de acabar con esta serie que lleva emitiéndose en antena más de 13 años, y a falta de saber si finalmente los vecinos tomarán un rumbo diferente o se despedirán para siempre, la serie de Telecinco llega a uno de los momentos más decisivos. Y con Fermín Trujillo cerrándose las puertas para seguir acercándose a las mujeres.