«Si voy a estar aquí para no jugar, me voy a otro lado», avisa Mandi