Gardel, patrimonio de la humanidad

“El morocho del Abasto”, “el francesito”, “el zorzal criollo”, “el mudo”, “el mago”, y hasta “san Carlos”, simplemente Carlos Gardel, aquel que jamás me cansaré de escuchar, el que A media Luz, Por una cabeza y en el Caminito adiós, vino por última vez para cantar a Mi Buenos Aires querido.
Athletic Marcelino