Huida hacia delante de Ferreras para salvar honor de Al rojo vivo

Las críticas de Santiago Abascal a la cultura provocan el enfado de Almudena Grandes

La Sexta está siendo la cadena televisiva más cuestionada durante la situación de emergencia nacional provocada por el coronavirus. Entre todos los programas y presentadores, destaca Al rojo vivo, con Antonio García Ferreras al frente, quien está siendo duramente criticado por su defensa al actual Gobierno de España a pesar de sus claros errores en la gestión.

La objetividad de Ferreras está siendo muy cuestionada durante la crisis sanitaria. A diferencia de lo ocurrido en 2014, con la aparición de la crisis sanitaria provocada por el ébola cuando el presentador exigió la dimisión inmediata de Mariano Rajoy, ahora Ferreras ha optado por apoyar a ultranza al Gobierno de España.

Antonio García Ferreras

En esta ocasión, Ferreras invitó a su programa a Almudena Grandes, escritora que no duda en mostrar su pensamiento político en público. Pero todo se trataba de una estrategia del programa de La Sexta, que aprovechó a la perfección el Día del Libro para atacar a la derecha política y así compensar las críticas que recibe el Gobierno de España.

Pero en esta ocasión no fue el presentador de Al rojo vivo, sino que aprovechó la figura de Almudena Grandes para atacar a la extrema derecha. Concretamente, se apuntaba a la figura del líder político de VoxSantiago Abascal, quien crítico a los “titiriteros”, término que utilizó para referirse a artistas, escritores o actores, entre otros.

Antonio García Ferreras

Y todo fue provocado por las siempre polémicas declaraciones del líder de Vox, Santiago Abascal, que aseguró que España no necesitaba a los artistas o escritores. Ahora, Al rojo vivo ha contestado mediante Almudena Grandes, quien ha asegurado que uno de los objetivos de la extrema derecha es acabar con la cultura si consiguen llegar al poder.

Críticas por un doble lenguaje

Debido a la emergencia provocada por la crisis sanitaria, los medios de comunicación se encuentran constantemente actualizando la información acerca del avance de la pandemia. Uno de los programas que más está profundizando en la situación es Al rojo vivo. En el programa de La Sexta, Ferreras trata de contestar a todas las dudas que surgen al respecto. Sin embargo, también le ha llevado a recibir críticas por cómo actuó con el Ébola.

Poco queda por descubrir de Ferreras. El presentador de La Sexta ha comentado en más de una ocasión que ningún periodista es totalmente objetivo. Su idea se basa en los valores y las enseñanzas que tiene preestablecidas cada persona, algo que le hace imposible alcanzar la objetividad.

Su posición política, que durante mucho tiempo ha sido objeto de polémica, está bien definida. El presentador se posiciona a favor de la izquierda, algo que no es ningún secreto. Sin embargo, ahora le han recordado a Ferreras cómo trató la crisis sanitaria provocada por el Ébola en 2014, una situación que no deja bien parado al presentador.

El Ébola no logró el impacto del coronavirus. En España todo quedó en un susto. Tan solo hubo un fallecido, por los más de 10.000 que acumula hasta ahora el COVID-19. A pesar de ello, el papel de Ferreras en 2014 creó cierta controversia por cómo manejó la situación, una situación que finalmente no tuvo tanta gravedad.

En el año 2014, el presentador de La Sexta exigió al actual Gobierno de España, encabezado por Mariano Rajoy, la dimisión. Pero en esta ocasión, su discurso ha cambiado completamente. Ferreras defiende que hay que dejar trabajar a los profesionales y aparcar las críticas. Un cambio de discurso que ha enfadado a muchos, sobre todo a la derecha, que ve como el presentador actúa de diferente forma según el Gobierno.