Iker Jiménez muestra en Cuarto Milenio el aterrador caso de una casa marcada

Una casa de campo de Castilla-León quedó marcada tras el fallecimiento de un niño en la piscina y el equipo de Cuatro se ha desplazado hasta allí

El misterio regresó a Cuarto Milenio con el caso aterrador de una casa marcada. Un caso que Iker Jiménez, junto a expertos e implicados en el caso, han explicado a la audiencia. Un caso tan peculiar como aterrador por las imágenes que ha mostrado el programa de Cuatro.

En esta ocasión, todo ocurre en una casa de campo en Castilla-León. Desgraciadamente, cuando la familia acudía a preparar la casa para el verano, un niño cayó en la piscina y falleció. Desde entonces, han ocurrido cosas extrañas en la casa y el lugar exacto donde fue encontrado el cuerpo sin vida fue separado de la piscina.

Iker Jiménez
Cuarto Milenio llevó a la casa a expertos para que explicaran que percibían desde la habitación

El aterrador caso que contó Iker Jiménez en Cuarto Milenio

Actualmente, dicho lugar se trata de un almacén independiente y está totalmente cubierto. No obstante, no fue el único lugar donde estuvo el cuerpo sin vida del niño, ya que también estuvo en una habitación de la casa. Una habitación donde estuvo uno de los colaboradores de Cuarto Milenio.

Se trata de Alfon Arranz, quien se sometió a un aislamiento en la habitación donde estuvo el cuerpo sin vida del niño. Asimismo, también desvelaron que en la casa se reunían parapsicólogos y aficionados para experimentar y hacer psicofonías. Algo que volvía aún más aterrador el caso.

Las imágenes de Cuarto Milenio en la habitación donde estuvo el cuerpo del niño

Posteriormente, Cuarto Milenio mostró las imágenes de Alfon Arranz en el cuarto donde estuvo el cuerpo del niño. Una habitación donde aseguraba sentirse observado antes de confesar que tenía sensación de malestar, que provocó que se interrumpiera su aislamiento.

A continuación, Aldo Linares, sensitivo del Grupo Hepta, estuvo en la habitación y percibió la presencia de un hombre mayor, al que dibujó de forma similar al abuelo del propietario de la vivienda. Del mismo modo, también mostraron que una de las lámparas comenzó a moverse y los allí presentes corroboraron que en la habitación existía una gran corriente de aire frío. Un caso espeluznante que no tiene explicación.

Belén Esteban