Las claves de Sergio González, próximo entrenador del Espanyol

Sergio González, será nuevo entrenador del Espanyol. Foto: Agencias

Ya hay nuevo entrenador para el Espanyol. Después de que Javier Aguirre no llegase a un acuerdo con Joan Collet, la junta directiva se ha puesto manos a la obra para gestionar la contratación de un entrenador que hasta ahora pasará desconocido para algunos en cuanto a banquillos se refiere. Se trata de Sergio González, la nueva apuesta de Oscar Perarnau. La confirmación oficial se hará en las próximas horas. Hasta el día de hoy, ha estado en las filas del Hospitalet, que milita en las filas de Segunda División B en el grupo tres. Lo forman catalanes, valencianos, y también las islas baleares. Como jugador, ha estado muy vinculado con entidades catalanas y gallegas tras pasar siete años entre el Hospi y Espanyol, y luego ya poner rumbo al deportivo, donde estuvo nueve años, siendo uno de los futbolistas más queridos de los blanquiazules.

Su carrera como entrenador empezó hace escaso un año con el filial periquito. A pesar de estar sólo como segundo preparador, sí que se imponía en los banquillos. Actualmente está como primer míster en el Hospitalet y en la selección catalana como mano derecha de Gerard López, ex-futbolista del Fútbol Club Barcelona. Ha llevado a la entidad de las periferias de la Ciudad Condal a la promoción de ascenso a Segunda División tras dejar al Cádiz en la liga de bronce.

Ha apostado por el juego de calidad. Es una persona que le gusta mucho el juego de toque aunque también quiere defender el arco, y que ningún balón entre al fondo de las mallas. Ha seguido la transición que dejó la pasada campaña el anterior técnico Miguel Álvarez, llevando este año el club más goleador (61 goles) y el menos goleado (32). Se conoce la cantera del Espanyol como nadie, además de que ha pasado mucho tiempo allí. Quiere dar un golpe en la mesa, y aportar la motivación que necesita un club tan ambicioso y con tantas ganas como es el Espanyol. en Cornellà el carácter, el gol, el futuro, y las ganas no faltarán estando él en el barco perico.

Messi Supercopa