Las condiciones inhumanas de Telepizza al despedir trabajadores

Los trabajadores de la empresa se han visto obligados a un despido forzoso después de las malas prácticas de la cadena

A tenor de que Telepizza fue de las pocas empresas que no cerró durante el confiamiento, los empleados de algunas de sus tiendas que estaban situadas en centros comerciales pasaron a reubicarse en otros espacios y situaciones. Esto ha llevado a que varios trabajadores vean mermados sus empleos.

Esto hasta el punto de que se vean sin trabajo debido a las malas condiciones que hicieron a Telepizza cerrar uno de estos establecimientos. En concreto, con el que tiene que ver con el centro comercial de Alicante. Como tal, estos empleados se encontraron con la noticia de que cerraban un día antes de la víspera de Navidad.

Telepizza
Telepizza le sofrecía una reubicación a Elche (27 km) por un sueldo de 190 euros netos

Los empleados de Telepizza en Alicante se quedaron sin trabajo antes de Nochebuena

Por lo que a pocas horas de Nochebuena, sus empleados se quedaron sin trabajo prácticamente sin previo aviso. Esto hizo que algunos trabajadores empezaran por mostrar las malas formas que hicieron que Telepizza no solo no cumpliera con el contrato, sino que ahora les ofreciera una reubicación nefasta.

Ante ello, la primera gran denuncia de esta trabajadora es que lo hicieron cobrando lo mismo (sin llegar al salario mínimo) y sin ningún tipo de compensación. Ello evidenció un fuerte entramado para la cadena de comida rápida. Al respecto, pasó poco tiempo hasta que estos empleados volvieron a sus ubicaciones de origen…

Pero los números de ventas nunca llegaron a sus pretensiones. De hecho, cayeron a los peores meses pre-covid. Esto hizo que la ubicada en Alicante tuviera que tomar medidas. Así, se vio que el grupo español (ya después de su alianza con Pizza Hut) se viera obligado a ser parte de un franquiciado… pero no todas las tiendas. Una de ellas es la que afecta a esta empleada.

Piden a Telepizza una indemnización de 20 días por año trabajado

Es entonces cuando los dueños de Telepizza notifican a sus trabajadores que cerrarían este local y que, o bien eran destinados a Elche, a 27 km y por un sueldo de 190 euros netos por 35 horas diarias, o darles la baja voluntaria, sin derecho a paro ni finiquito.

Una estrategia de la que sabían que no todos podrían acogerse, principalmente porque tendrían que cambiar de residencia. De hecho, ninguno de los perjudicados pudo hacer frente a ello. Es por eso que se vieron obligados a la baja y renunciar al puesto. Ante esta malas formas, los afectados de Telepizza piden una indemnización de 20 días por año trabajado, como marca el Estatuto de Trabajadores, y un derecho a paro “por no poder trabajar donde Telepizza nos reubica”.

Banco Santander Prisa