Es noticia:

Judith espanta a Gustavo en First Dates por ir directa al turrón

La comensal pensó que con sus formas directas conquistaría a su cita, pero se llevó una ingrata sorpresa

Judith llegaba a First Dates con las ideas muy claras pero se encontró con Gustavo, un hombre que no se anda con chiquitas. La joven pensó que si decía cosas subidas de tono desde un principio se metería en el bolsillo a su cita. Pero fue tan intensa que al final… hubo sorpresa.

Después de la chica llegó Gustavo, un chico con figura atlética y esbelta que dejó como una moto a la gerundense. Ella aseguró que le gustaba el jersey que llevaba puesto, pues era ajustado y se le notaba todo el cuerpo. Fue entonces cuando dejó claras sus intenciones al asegurar que se lo comería todo con nata y chocolate. Además, el acento gallego la ponía a cien, como aseguró. Por su parte, el comensal destacó que lo que más le gusta de las mujeres es su pecho.

Judith First Dates
Judith se quedó sorprendida con la decisión final de Gustavo

Gustavo sobrepasado por el ímpetu de Judith en First Dates

Nada más llegar al restaurante de First Dates, Judith se abrió por completo. “Me encanta follar, de todas las maneras y en todas las posturas. La gente me dice que soy muy ninfómana y eso es verdad, pero es un problema. Al serlo, no tengo ningún tope, siempre quiero más”, aseguró la chica. No obstante, esto no era lo único que iba a apreciar de un chico, pues tendría en cuenta otros factores.

Además de que sea fogoso y le guste el sexo sin control, Judith busca un hombre “que sea buena persona”. Para ella eso “es lo más importante”. También le gusta que trabaje, pues ella se mantiene sola sin necesidad de nadie más. Por último añadió que le gustaría que fuera romántico y le gustase le fiesta, pues a ella le encanta bailar. Pero la gran sorpresa de la noche aún estaba por llegar.

Judith no sabía dónde meterse con la decisión final

Uno de los puntos fuertes de la cita llegó cuando Judith comentó que a ella “una persona que no me vaya a echar un polvo no le quiero”. En esto estaba de acuerdo Gustavo, quien también se describió como un chico fogoso. Pero no tanto como Judith, quien aseguró que le gustan las cachetadas y el sexo duro, al puro estilo 50 sombras de Grey. Algo que parecía gustar a Gustavo en un primer momento.

Fue entonces cuando llegó el momento de tomar la decisión final, la cual sorprendió a todos los espectadores. Judith se mostró encantada de tener una segunda cita con Gustavo, pero no fue así en el caso del chico. Para sorpresa de todos, Gustavo decidió no tener una segunda cita y la razón fue que el físico de Judith y la distancia no le habían convencido. Finalmente, cada uno abandonó el restaurante por su lado.

la sexta podemos