Raúl Baena finaliza su etapa en el Espanyol

Raúl Baena y el RCD Espanyol de Barcelona han decidido por mutuo acuerdo que no prolongarán su relación contractual una vez finalice la misma a finales de este mes de junio. El futbolista de Torrox y la entidad no han podido llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes y han determinado el final de su vinculación. Baena llegó al Espanyol la temporada 2007-08 para jugar en el Juvenil A blanquiazul, ganándose al año siguiente formar parte del Espanyol B. En el filial espanyolista hizo un gran paso como futbolista y se consolidó como un centrocampista de gran recorrido y aportación al equipo. Con estas credenciales, la temporada 2009-2010 debutó ya con el primer equipo, donde ha estado desde el 2010 aportando siempre carácter y entrega en el medio del campo. El RCD Espanyol quiere desear a Raúl Baena la mejor suerte del mundo en su carrera profesional y agradecerle su implicación humana y deportiva en estos seis años como jugador blanquiazul. El andaluz, muy querido por la afición y todos los que forman parte del club, deja huella en la entidad por su humildad y compromiso hacia el RCD Espanyol, con el que se ha consolidado en el fútbol de élite. El futbolista ha querido despedirse de la afición y del club con una sentida carta abierta que a continuación reproducimos íntegramente: Tras no alcanzarse un acuerdo satisfactorio para ambas partes, tengo que comunicar que no voy a continuar en el RCD Espanyol. Después de seis años de convivencia es difícil tomar ciertas decisiones, pero así es el fútbol. Yo siempre tendré en cuenta que esta entidad me dio la oportunidad de jugar en primera división. Deseo dar las gracias al club y a todos los que han participado en esta etapa de mi vida, porque me han ayudado a crecer personal y profesionalmente. Me gustaría hacer algunas menciones especiales, pero no lo haré porque la lista es larga; han sido muchos años y he coincidido con mucha gente. Además tengo la total seguridad de que cada uno de ellos lo sabe. Su huella en mí será imborrable. El Club, la afición y el equipo son los que importan y los que siempre deben prevalecer. Los jugadores cambian según las circunstancias. Afronto mi futuro con mucha ilusión y, donde esté, siempre tendréis un amigo y un seguidor más. Mucha suerte a todos y grandes éxitos para el RCD Espanyol. Raúl Baena
Betis Castillejo