Resulta que Neymar sabe jugar a fútbol, por @gontzalh

Apenas tres partidos de la Copa Confederaciones han sido suficientes para que la mayoría de escépticos descubran que Neymar, además de un impresionante producto de marketing, es también un excelente jugador. No es casualidad el rendimiento del delantero, que hace dos temporadas se puso como gran reto convencer a los grandes del fútbol europeo, especialmente a Real Madrid y Barcelona, que era un futbolista capaz de brillar en Europa.

No era una tarea fácil pero sí necesaria. Brasil ha cambiado mucho de un tiempo a esta parte. Ahora es un país emergente, fuerte, que alberga Mundiales y Juegos Olímpicos. Herencia todo de Lula, que levantó un territorio hundido por la inflación a base de aplicar políticas de crecimiento, que se extrapolaron también al fútbol. Hace años, fichar a hombres como Bebeto, Romario, Ronaldo, Mauro Silva o Rivaldo de Brasil apenas suponía gasto. El propio Kaká, confirmado como estrella, le costó 6 millones de euros al Milan.

Eso se acabó, y hacerse ahora con los servicios de un jugador brasileño cuesta lo suyo. Sin ir más lejos, el año pasado Lucas Moura puso rumbo al PSG por 43 millones y Oscar al Chelsea por 30. Números desorbitados. Era lógico que el precio de Neymar, un futbolista reconocido por todos como la gran estrella del país, se moviese por esas cifras astronómicas, siempre muy arriesgadas cuando se trata de contratar jugadores que están a más de 10 mil kilómetros.

Por eso cuando Guardiola lo descartó por primera vez alegando lo controvertido de su carácter, el astro brasileño se puso manos a la obra. Se centró en el campo y poco a poco, a su repertorio de regates, fintas y filigranas fue añadiendo más virtudes. Trabajó la resistencia física, el cuerpo a cuerpo y sobre todo la velocidad en la transición de balón, consciente de que en Europa tendría menos espacios y tiempo para pensar.

También comenzó a asociarse más con sus compañeros, a dejar de lado tonterías en la cancha y a posicionarse como un referente para los jóvenes de Brasil. Todo este trabajo ha potenciado aún más su imagen y las grandes firmas le llenan los bolsillos con contratos desproporcionados. A un año de uno de los Mundiales más importantes de la historia desde el punto de vista del marketing, la imagen de Neymar vende como ninguna.

Todo esto ha servido para convencer al Barcelona, que ha realizado por el joven crack uno de los mayores desembolsos de su historia en el momento que su economía está más necesitada. Neymar es un negocio desde el punto de vista del marketing y un golpe al Real Madrid, pero por encima de todo es un gran jugador y lo demuestra cada día en Brasil.

Los defensas italianos, que hace no tanto se lo hubieran comido, han sido los últimos en comprobar su evolución. Neymar ha trabajado mucho para abordar el reto de triunfar en Europa. Que lo haga o no sólo el tiempo lo dirá, pero de jugar a fútbol sabe un rato.

@gontzalh

 

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El último escándalo del FC Barcelona antes de ver caer a Bartomeu
Dos fichajes rotundos de la SD Huesca para garantizar la permanencia
El gran fichaje del Real Madrid en las rebajas del Chelsea