The Crown: la boda más famosa de la realeza británica se va de las manos

Los motivos que llevaron a la producción a realizar un evento tan importante para la quinta entrega

La cuarta temporada de la serie The Crown resultó ser todo un éxito a causa de toda la polémica que se formó, pero aún más porque todos los seguidores estaban esperando las escenas de la boda entre el Príncipe Carlos y Diana de Gales. Aún así, nada de esto sucedió.

Incluso, antes de que se estrenara la cuarta entrega, una de las fotos promocionales distribuidas por la plataforma digital de Netflix que más expectación levantaron fue la de Emma Corrin vestida con el traje de boda de Diana de Gales. Por eso, los seguidores se preguntaron si de verdad era necesaria esta muestra de poderío para una escena tan corta.

La boda entre Carlos y Diana será lo más destacado en The Crown en su última entrega

Los seguidores quedaron un poco decepcionados con el final de la cuarta temporada

Que la famosa boda no aparezca en The Crown era algo que estaba planeado desde el principio. Que Diana llevará una reproducción exacta del traje durante unos pocos planos, también. Y la razón la acaban de revelar los actores que dan vida a Carlos y Lady Di en una entrevista para un medio de comunicación.

En este caso, Emma Corrin dice que cuando se recrea una escena, por ejemplo la del anuncio del compromiso, se hace porque está vinculada a algo por lo que los personajes están pasando. Tiene que ser parte de la historia, tiene que ampliarla. La escena de la boda se encuentra en YouTube en diez segundos, y por eso no tenía ningún sentido representarla.

La boda real en The Crown será vista para la quinta entrega

Sin embargo, el sobrio final de la cuarta temporada deja colgado el destino de Carlos y Diana, y cabe recordar que se centró entre  desde 1977 hasta 1990 y según la Reina Isabel el año 1992 para ella fue un año horrible. Fue un año marcado por desastres épicos para la reina Isabel y los Windsor porque tres matrimonios reales terminaron ese mismo año.

Por toda esta situación, The Crown tiene que representar todo, no solo con Carlos y Diana en 1992, sino con todo lo sucedido ese año. Por eso es mejor guardarlo todo para la próxima temporada. La intención de detenerse en la Navidad de 1990 es esencialmente un suspenso que deja al público sin aliento, pero sabiendo que todo terminará en tragedia para la quinta entrega.

Bridgerton