Denver Nuggets – Golden State Warriors, así lo vivimos