El Ayuntamiento vuelve a coger las riendas del caballo desbocado (III)