El contexto Pirlo… por RICARDO ZAZO

Andrea Pirlo no es cualquier jugador italiano con media melena y poblada barba que pueblan los campos de la Serie A. Es el comandante de todo aquel equipo aspirante a ganar el Scudetto. Alma junto a Buffon de la Azzurra, la cabeza pensante de todos los registas italianos, siempre con gusto por el balón, ni una mueca de concesión al engaño. Incluso parece que no suda.La carrera de Pirlo está unida a dos nombres: Carlo Ancelotti y Gennaro Gattuso. El primero decidió colocarle en el centro del campo, olvidando su posición como mediapunta, en lo que es probablemente la innovación más grande de los últimos tiempos en el Calcio, donde los laboratorios tácticos están a la orden del día. Ancelotti desplazó el centro de gravedad de su equipo a los pies de Pirlo e hizo temblar los cimientos de toda Italia, acostumbrada a su jugador-franquicia-habilidoso-diferente que todos los equipos poseen, llámense Baggio, Totti, Mancini, Signori  y tantos nombres se quieran añadir a la lista.Gennaro Gattuso, el hombre que un día fue agarrado del cuello en el vestuario del Glasgow Rangers por Paul Gascoigne  (imaginen la escena) era el elegido para hacer la vida fácil a Pirlo. Ni que decir tiene que el bueno de Rino cumplió con creces la misión. Allí donde hubiera un contrario libre, iba Gattuso. Si se necesitaba una cobertura o parar un contrataaque, el 8 del Milán se presentaba voluntario.Pero sobre todo, Pirlo es el control. Nadie amortigua el balón como él, nadie le da mejor salida a la jugada. Su cabeza procesa los movimientos, visualiza el pase y lo codifica para que le llegue al receptor. Rápido de mente, no de movimientos.  Il Metronomo domina el esférico, lo mece hasta encontrar la mejor solución. Y como buen italiano, no le importa esperar para tenerlo. Sabe que llegará a sus pies en algún momento.Ahora en la Juventus su clarividencia es la nota diferente de un equipo tácticamente superior si el bueno de Andrea tiene el balón. No está Gattuso, pero los carrileros y los dos interiores del 1-3-5-2 de Antonio Conte dan el contexto necesario para que Pirlo brille: Posee 20 metros para trotar a sus anchas (no se le recuerda un cambio de ritmo) y varios posibles receptores de balón por delante. La Dolce Vita para un jugador como él. Probablemente el jugador más importante en la estructura de un equipo junto a Xavi Hernández en los últimos 20 años.RICARDO ZAZO / ricardozazo.blogspot.com.es
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
La isla de las tentaciones arrasa con cuernos a lo Estefanía nada más arrancar
Radar Monchi en el Sevilla FC detecta hasta 7 posibles sustitutos de Koundé
Iker Jiménez enciende alarmas en Informe Covid con futuro catastrófico