El tapado del Real Madrid para contentar a Zidane

Florentino ha empezado a tomar cartas en el asunto fichajes para aliviar la relación con Zidane en pro del Real Madrid

Para nadie ha resultado propiamente un secreto que la relación entre máximo dirigente merengue y entrenador venía siendo muy lastimada por seguir un ideal personal, más que colectivo. Por este motivo y pensando en el bienestar del club, Florentino Pérez ha decidido dar rienda suelta a la premisa de cumplirle la palabra al francés y traerle así lo que ha pedido.

Y aunque no haya sido propiamente sencillo poder concretar las exigencias, si se ha hecho un gran esfuerzo, pues no todos cumplen con lo que Real Madrid exige en cuanto a lo económico. Pero quizás el último eslabón ha sido gravitante en ese hecho, se trata del portero que pueda sustituir en todo caso a Courtois y que entienda su rol.

Florentino Pérez y Zinedine Zidane

Determinante y enfático ha continuado en su postura Zidane, que ha visto en Sergio Rico el elemento que le hace falta para completar la zona posterior, más exactamente en el arco. Con la salida de keylor Navas, el hueco ha quedado libre y no quieren esperar mucho más para acerca un portero joven y de grandes actuaciones como lo ha sido el andaluz.

Sergio Rico acepta las condiciones y se prepara para vestirse de blanco

Y para poder negociar con el gran portero de 25 años primero deberá convencer al Sevilla, que a día de hoy es el dueño de sus derechos deportivos pese a que la última temporada se haya ido cedido a la Premier League, país donde no alcanzó a asegurar la permanencia con el Fulham.

Pero todo parece ir por buen camino y es lo que ha pedido Zizou, que luego de esto espera al menos un fichaje más, del que a toda luz se perfila para ser el de Paul Pogba, con el que aún se manejan conexiones. Sin embargo, este hecho no parece ser tan probable, pues tanto club de procedencia como representante ha frenado la operación.

Sergio Rico

Vaya respiro para el ambiente interno del equipo, que se estaba viendo contaminado tras todo lo que había generado el hecho de complicar relaciones importantes en las esferas más altas del club. Por ahora se continúa en vacaciones, a la espera de la reunión de la plantilla para confeccionar lo que será el plan de trabajo de la temporada que sigue.

Barcelona presidente