La locura de los derechos audiovisuales del fútbol… por JOAQUIN BROTONS

El futbol ha tocado el techo en el asunto de los derechos audiovisuales. La ausencia de competidores en la puja hace que el dueño tenga que venderlos a la baja, para no perder dinero. El viernes TVE pagará casi tres millones de euros (casi 500 millones de las antiguas pesetas) por trasmitir la final de la Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid, dentro de un contrato firmado el año 2007 con la empresa Santa Mónica Sports que incluía también los derechos de la selección española de fútbol. Ahora la televisión estatal no podría pagar esa cantidad quizás por eso el grupo Santa Mónica, sin consultar con la RFEF, vendió los derechos de la Selección española desde el 1 de enero y hasta el Mundial 2014 a Mediaset por 17 millones de euros, la mitad de lo que percibía con el contrato anterior suscrito con TVE. En estos momentos la ley de la oferta y la demanda ha dejado las cosas más cerca de la realidad. No hay demanda, baja la oferta. El futbol ya no vale lo que los clubes creen.En los últimos meses TVE estuvo a punto de hacerse con los derechos de emisión del partido en abierto de la Liga BBVA, después de haber comprado la emisión semanal de un partido de segunda división y el resumen de los partidos de primera y segunda. La oferta que manejaba TVE para el partido de primera en abierto y que luego contrato Mediaset se acercaba a los 5 millones por el resto de la presente temporada (diez partidos) y cerca de 15 millones por una de las dos siguientes. Estas cifras demuestran que el paquete no ha despertado un gran interés en el sector, sobre todo si tenemos en cuenta que La Sexta contablemente multiplicaba por seis el precio del producto que durante varias temporadas fue el centro de su programación. Hay que tener en cuenta que en aquella época la elección de los partidos le correspondía en primer lugar a La Sexta, incluyendo partidos del FC Barcelona y del Real Madrid, algo que ahora ya no sucede.El gran enfrentamiento entre la televisión y los clubes de Primera División se produjo en la temporada 1979-1980 cuando acordaron que no se trasmitiría ningún partido en directo para incentivar la asistencia a los campos y presionar a TVE para incrementar las cantidades. En la temporada anterior los clubes cobraban cinco millones de pesetas (30.000 euros) por partido y su pretensión era alcanzar los quince millones (90.000 €). El conflicto se prolongó durante 1980 y sólo en 1981 se pudo llegar a un consenso entre clubes y TVE. Los encuentros se trasladaron a la noche de los sábados (así no afectaba al resto de la jornada futbolística), se limitaron a dos partidos por mes y TVE pagó una cantidad de 288 millones de pesetas (1.730.915 €) a lo largo de la temporada 1981/82. El interés de ambas partes por firmar contratos de corta duración les empujó a una nueva negociación en septiembre de 1982. El acuerdo incluía la emisión en directo de 18 partidos de la temporada 1982/83 a cambio de 541 millones de pesetas (3.251.475 €). Se pagaron 22 millones de pesetas (132.222€) por cada partido de equipos que la temporada anterior habían ocupado los ocho primeros puestos y 19 millones de pesetas (114.192€) por el resto. Además los equipos ingresaban unos 10 millones de pesetas (60.000 €) por la publicidad estática.En la temporada 1983-84, TVE cambió de postura con respecto al fútbol televisado y se negó a pagar los 541 millones del año anterior. Se llegó a un nuevo acuerdo para la emisión de 18 partidos en directo por 318 millones de pesetas (1.911.218€) y 41 millones de pesetas (246.415€) por los resúmenes de los domingos. España era junto a Inglaterra (que inició en 1983 la emisión de partidos en directo) el único país que ofrecía encuentros de liga en vivo. El resto de las grandes competiciones, como la francesa, italiana o alemana sólo programaban resúmenes o emitían partidos en diferido. En agosto de 1983 la Federación Inglesa de fútbol y los clubes llegaron a un acuerdo con dos cadenas de televisión (BBC e ITV) por el que ingresarían algo más de 1.175 millones de pesetas (7.061.892€) durante las dos siguientes temporadas. Dichas cadenas trasmitirían en directo, 10 encuentros del campeonato cada una.En la temporada 1984-85, los clubes, a través de su Comité de Futbol Profesional  exigieron una cantidad de 1.000 millones de pesetas (6.010.121€) por la transmisión de los partidos en directo, más 500 millones de pesetas (3.005.385€) por los derechos de información y transmisión por radio de los partidos oficiales. La competición comenzó sin acuerdo y la aparición de las televisiones autonómicas cambió el escenario de negociación. Estas acordaron con la LFP la grabación de resúmenes de los partidos de Liga que se emitieron los domingos. Reportajes de once minutos de los partidos de equipos de fuera de su Comunidad Autónoma, mientras que de los propios podían ser de 15 minutos. Por estos servicios, pagaron 60 millones de pesetas (360.607€). TVE, por su parte, firmó un compromiso con la LFP para ofrecer los resúmenes de los partidos Estudio Estadio por tres millones por programa (18.030€) hasta final de temporada. Terminó la liga 1984-85 sin la retransmisión de ningún partido en directo. Los clubes de futbol quieren ahora cobrar 800 millones de euros (133.108.800.000 de pesetas) por los derechos audiovisuales. Continuará…JOAQUIN BROTONS / eurosport
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El CD Tenerife acelera fichaje antes de que el Girona se quede sin Stuani
Tapón goleador del Granada CF catapulta fichaje al Rayo Vallecano
El fichaje del Cádiz CF que se va sin debutar siquiera