Los aficionados rojiblancos lo celebraron en Neptuno