‘Un lugar donde refugiarse’ y, por qué no, también para quedarse