Crónica del Sevilla – Rayo Vallecano, 4-1