Cuando Ronaldo y Fernando Redondo salieron a hombros