El Arroyo no hace naufragar al filial