El Barça se lleva una Supercopa sin brillo