El Sporting B quiere hacer de Mareo un fortín