El Sporting quiere apuntar hacia arriba