En París se podría definir el destino de Francia y España