Montanier supedita su continuidad al «proyecto» y a los «medios»