“No me pidan que cabecee…”