Vettel gana la “guerra Red Bull” en Malasia

Sebastian Vettel ha ganado Gran Premio de Malasia de Fórmula 1 tras mantener una durísima batalla con su compañero Mark Webber en la que Red Bull no dio órdenes de equipo. Ambos pilotos estuvieron a punto de tocarse en más de una ocasión mientras Adrian Newey se llevaba las manos a la cabeza en la línea de pits. “Ha sido una tontería” decía Horner por la radio. “He tenido miedo, ha sido un estúpido”, contestaba Vettel. Antes, a media carrera, el alemán le había dicho a su equipo por radio “Quitadlo de mi camino, es demasiado lento”, refiriéndose a Webber.

Cuando acabó la carrera, la tensión en la sala previa al podio era asfixiante y los miembros de Red Bull estaban con las caras muy largas. En el podio, Vettel declaró: “Hemos estado muy cerca, no había espacio. Mark ha estado mucho tiempo por delante y a mitad de la carrera no teníamos muy clara la estrategia. Es difícil, si hay algo que decir lo tenemos que hablar internamente”. Webber declaró que: “La primera parte nos ha ido muy bien en condiciones complicadas. Luego hemos ido controlando la carrera. En la última parada nos han dicho que la carrera había terminado, que bajáramos el motor de revoluciones y llegáramos así hasta el final. Yo también podría haber ganado la carrera. El equipo tomó una decisión y Vettel tomó la suya propia”. De esta forma, Webber confirmó que Vettel desobedeció las órdenes de Red Bull y atacó a Webber.

Con este resultado, Vettel se pone al frente de la clasificación del mundial con 40 puntos, por delante de Räikkönen (31) y Webber (26). Alonso desciende al sexto puesto con 18 puntos.

El tercer puesto del podio fue para Lewis Hamilton, que también mantuvo un duelo fratricida con su compañero Nico Rosberg en el que Ross Brawn también se echó las manos a la cabeza. “Puedo ir mucho más rápido, dejadme pasar” decía Rosberg por radio. En el podio, Hamilton reconoció “no me siento del mejor modo posible aquí, pero así son las carreras”. Respecto a su error al entrar a cambiar neumáticos en el box de McLaren, Hamilton contestó: “He estado muchos años allí, pero no se cómo pudo cometer ese error”. En Mercedes gestionaron mucho mejor la pelea entre ambos pilotos, que se abrazaron al final. Rosberg comprendió que “había que hacerlo por el bien del equipo, yo soy piloto por Mercedes y era muy importante no tomar decisiones arriesgadas y acabar tercero y cuarto”.

La quinta posición fue para un Felipe Massa que parece desdibujarse cuando no compite contra Alonso. El español se retiró en la tercera vuelta con el alerón delantero roto por haber tocado a Vettel en la primera curva. Alonso se mantuvo en pista con esa pieza rozando el suelo esperando que el asfalto se secara y aprovechar la entrada en pits para cambiar neumáticos. Una decisión muy arriesgada que le forzó a abandonar.

Sexto fue Grosjean, que superó a un Räikkönen (séptimo) que se pasó toda la lucha peleando con diversos rivales por haber salido desde la décima posición de la parrilla. La pelea con Hulkenberg fue especialmente dura y llevó a Kimi a quejarse por radio. ¿Veis lo que está haciendo. Me ha echado fuera y ahora me ha tocado”. Los dos Lotus fueron a tres paradas, una menos que los hombres de cabeza, pero esta vez su estrategia no surtió efecto.

Serguio Pérez, Nico Hulkenberg y Jean-Eric Vergne completaron una zona de puntos en la que no estuvieron Jenson Button (abandono) ni los dos Force India, que tampoco acabaron la carrera después de cuatro paradas en boxes en las que sufrieron todo tipo de problemas.

La carrera arrancó con asfalto mojado y todos los pilotos salieron con neumáticos intermedios. Vettel no perdió su primera posición a pesar del ataque de Alonso, seguido por Webber, Hamilton, Button, Rosberg y Massa, que realizó una muy mala salida. Pero la pista pronto se fue secando y empezó el baile en boxes, que inauguró Sebastian Vettel. Webber aguantó un poco más en pista sin tráfico y eso le permitió adelantar a su compañero, posición que perdió en los últimos compases tras una dura lucha entre ambos.