1. Luka Modric

El croata ha vuelto ha encontrar su sitio y a tener el suficiente espacio para dar pases de auténtico mago que facilitan el trabajo a los delanteros. Al no sufrir tanto en defensa está más liberado, además las lesiones le respetan. El equipo está más cómodo cuando cuenta con él, de hecho los problemas vienen cuando Modric se marcha ya que el rival empieza a comer terreno y a acercarse en el marcador.