Cocidito madrileño

Todo se venía “pergeñando” desde hace varias semanas por parte de algunas peñas, socios, simpatizantes y ex jugadores madridistas que, cansados del trato que recibe José Mourinho desde diferentes sectores, decidieron sondear el ambiente blanco y si era positivo preparar una manifestación a favor del entrenador portugués. Los teléfonos echaron humo durante una semana y, en especial, el martes de Semana Santa.

Hubo llamadas en todas las direcciones. Desde las sedes de algunas peñas hasta el madrileño barrio de Entrevías y desde allí, hasta el paseo de la Castellana y viceversa. La manifestación “Pro Mou” tomó cuerpo definitivamente en un cocido madrileño que habitualmente se cocina en el bar de Toñín ‘El Torero’. Esto no quiere decir que él sea el único impulsor de la movida que se iba a celebrar entre los Nuevos Ministerios y la puerta “0” del Santiago Bernabéu.

Según fue tomando poso la manifestación, los que al principio apoyaron y animaron a los organizadores les fueron negando su amparo por diferentes recelos. Desde el entorno del entrenador se empezó a sopesar que la manifestación no tuviera tantos seguidores y de nuevo dejara el apoyo a Mou en solo cuatro o cinco mil manifestantes de los noventa mil socios que suelen asistir al estadio. Además de que por medio estaba el partido contra el Galatasaray y no fuera que el miércoles la flauta sonara desafinada y los aplausos se tornaran en pitos. Por parte de la planta noble del Real Madrid la preocupación estribaba en que si el sábado seis acudían en masa a la caminata, el club no tendría la excusa de la falta de apoyo para despedir al dueño del banquillo blanco.

Al final, la ilusión de muchos madridistas por demostrarle a Mourinho su cariño se ha visto abandonada por aquellos que de entrada alentaron y apoyaron. Por lo tanto este mochuelo a otro olivo y no solo al de Toñín ‘El Torero’ o al de sus amigos de cocido. Había otros garbanzos escondidos y que ante la rápida cocción saltaron del puchero no fueran a quemarse antes de llegar a la mesa. Aún así, quisieron servir el “cocidito madrileño” aunque sabían, como dice el refrán, que no hay olla sin algún garbanzo negro.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
La insólita petición del FC Barcelona a Emerson que deja en shock al Betis
Alexia sale por patas de First Dates con dotes seductoras de Juan Carlos
Diego Costa rompe al Atlético con decisión inesperada