Iniesta – Ribéry: clase manchega frente a potencia francesa