Leo Franco se mostró seguro y dejó la puerta a cero