Chicago Bulls – Brooklyn Nets, así lo vivimos