El camerunés Fabrice sólo piensa en “jugar, divertirse e ir al Mundial”