Guillermo Varela, el uruguayo que cautivó a Ferguson