LA TRAMPA DE PEP… por @_Estado_Futbol_

Nunca pensó Pep que una declaración tan sabia y honesta le iba a acabar haciendo tanto daño a el y al propio F.C. Barcelona, cuando, al poco de llegar al cargo de entrenado de la primera plantilla del F.C. Barcelona, se le ocurrió declarar en rueda de prensa que el no iba a hablar de los árbitros, que no era su estilo justificar las derrotas con arbitrajes. En cuanto vieron que futbolísticamente era imposible parar al equipo que había armado, empezaron a buscar estrategias para hacerle daño fuera de los terrenos de juego, al final, esta sencilla frase, es la que más daño ha hecho al Barça en los últimos años.Desde la caverna al completo empezaron a criticar ferozmente a Guardiola y al Barça cada vez que, ante un error arbitral en su contra, Pep, algún jugador o cualquier integrante de la directiva o el cuerpo técnico hacía cualquier referencia sobre el colegiado, aunque esta fuese meramente anecdótica o, directamente, para exculpar y comprender la labor arbitral. Empezaron a echarle en cara al Barça la frasecita de marras que aquel día Pep soltó en rueda de prensa, es decir, desde la caverna se le negaba a Pep y al Barça la libertad de expresión, la posibilidad de, de ninguna manera, hablar de los árbitros.Mientras el equipo de Pep funcionó a las mil maravillas no hubo demasiados problemas con el asunto arbitral, puede que hubiese un penalti no pitado aquí, un fuera de juego mal señalado alguna expulsión injusta, pero, en definitiva, la enorme superioridad del equipo dejaba en nada cualquier posible error arbitral en contra del Barça.He aquí que llegó Mourinho y, en un abrir y cerrar de ojos, todo cambió.El primer partido que disputaron el conjunto de Mourinho y el de Pep marcó un antes y un después en el rumbo de los acontecimientos. El Real Madrid acudía al Camp Nou pletórico, con una marcha imparable en Liga, alabado por todos y con la vitola de favorito, el 5-0 que se llevó el equipo de Mou al final del partido acabó, con el tiempo, haciendo mas daño al propio F.C. Barcelona que al Madrid.En los siguientes duelos que enfrentaron a Barça y Real Madrid, hasta hoy en día, Mou elevó la intensidad de su equipo, bueno, ese es el eufemismo que usaban y usan desde Madrid, lo que se acabó llamando presión intensa, no es más que dar patadas a todo lo azulgrana que se mueva con la complicidad del árbitro, el inicio de toda la trama empezó en la final de Copa que ambos conjuntos disputaron en Valencia en 2011.Aquel partido terminó con una Copa más en las vitrinas del Madrid y un problema muy grande en las manos de Pep Guardiola quien, tras no saber resolverlo y no encontrar ayuda dentro del Barça, decidió abandonar el banquillo azulgrana tan solo 1 año después.Desde aquel partido hasta ahora, el nivel que separaba a ambos equipos ha ido disminuyendo, el Madrid ha ido creciendo en su juego, mientras que el Barça no ha encontrado nunca soluciones para evitar sufrir en los partidos contra el conjunto de Mourinho o contra cualquiera que juegue de la misma manera, sobre todo, bajo mi punto de vista, por el daño que se le hace al Barça al conceder la posibilidad de robar balones en la salida del conjunto azulgrana sin penalizar las infracciones que para ello se cometen.No me voy a parar a enumerar los agravios que ha sufrido el Barça en sus enfrentamientos contra el Madrid desde aquella fatídica final de Copa, aunque daría, ya no para un post, sino para un libro, lo que quiero es centrar la atención en un detalle que viene ocurriendo tras cada uno de los clásicos desde entonces.Si el Madrid gana, o considera que el resultado le es favorable, el partido termina amigablemente y aquí paz y después gloria, el árbitro ha ejercido una buena labor y ninguno de los dos equipos puede tener queja alguna. Eso si, si el Madrid pierde o queda eliminado, siempre hay un escándalo que oscurece el final del partido, un dedo en un ojo, una rueda de prensa incendiaria de Mourinho, patadas y/o agresiones, bajadas al parking a presionar al árbitro o escándalos inventados desde la caverna, todo perfectamente orquestrado para que se hable lo menos posible de fútbol y lo máximo sobre árbitros y polémicas.En definitiva, el Barça ha perdido el derecho a sentirse perjudicado por los árbitros en los clásico e incluso fuera de ellos, vamos, se está ejerciendo contra el Barça algo tan antidemocrático como la censura y el poner trabas a la libertad de expresión. Ojo, yo no quiero a un Barça con el estamento arbitral siempre en la punta de la lanza, como hace el Madrid, pero si que considero que, cuando los perjuicios son claros y repetidos, el club debería poder, al  menos, hacer público su malestar acerca del tema.No penséis que escribo estas líneas como justificante a las dos últimas derrotas del Barça frente al conjunto de Mourinho, nada más lejos de la realidad, ambas derrotas, bajo mi punto de vista, han sido más que merecidas visto el juego que ha desarrollado el Barça en cada uno de los partidos, creo que, incluso con actuaciones arbitrales más justas tanto en la vuelta de Copa como en el partido de Liga, el Barça hubiese acabado de la misma manera, eliminado en Copa y sin ganar en liga, otro tema aparte es hablar de lo que ocurrió en el Bernabéu en la ida de las semifinales, donde el Barça fue claramente superior.Los árbitros lleva bastante tiempo arbitrando con una tendencia marcara los clásicos entre Barça y Real Madrid, el Barça ha caído en la trampa de Pep, no se hablar de árbitros, pero si se habla de árbitros, es decir, todo el mundo ve lo que está pasando, pero, como Pep dijo que no se hablaba de árbitros y Pep es el artífice y creador de este Barça triunfal y de su nueva mentalidad, hay que seguir a ciegas cada uno de sus mandamientos. Pues bién, os dejo con una de las últimas perlas que nos dejó Pep antes de marchar:"Nuestro silencio ha tapado muchas cosas"ESTADOFUTBOL / estadofutbol.blogspot.com.es
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Zidane exige al Real Madrid cancelar una venta ya acordada
Crisis total en el FC Barcelona frena salida de Luis Suárez
Fichaje demoledor del Atlético para nutrir de asistencias a Joao Felix