La zaga bermellona se queda en cuadro