El pensamiento directivo y deportivo no va de la mano con el del futbolista colombiano; eso ha generado conflictos a la interna

Una vez más Zinedine Zidane ha dejado ver su lado más oscuro, con un viejo conocido y un jugador al que se ha empeñado en sacar de contienda, James Rodríguez. Al cafetero le ha puesto la cruz como de costumbre, y hasta lo ha postulado en un intercambio que viene buscando hace mucho tiempo.

El comienzo de temporada planeaba ser mucho más benévolo con el goleador del mundial de Brasil 2014, tuvo minutos y respondió con goles, pero una lesión acabó con la ilusión renovada del cafetero. Ahora todo ha vuelto a su cause, Zidane le tiene como relegado, y hasta ha planteado a los directivos moverse en el terreno del mercado buscando ubicarlo para bienestar del club y sus necesidades económicas.

James Rodríguez

Bien es sabido por todos que su deseo sigue siendo Paul Pogba,el jugador que espera sentenciar en el centro de la cancha y del cual tiene enormes esperanzas sembradas. Llegar a una posibilidad significa desprenderse de 160 kilos, a lo que buscan hacerle rebaja poniendo la ficha del sudamericano como moneda de cambio. Sin embargo, éste se ha negado rotundamente; venganza o no, los tiene a todos en Chamartín halándose los pelos.

A Pogba le hace falta poner de su parte

Que James colabore o no, no está dentro de las exigencias naturales del club, por lo que esperan que sea el mismo francés el que presione desde su posición a los jefes ingleses por darle salida. Pero tal parece se están cansado esperando que eso suceda, el mediocentro campeón del mundo se ve muy cómodo, y más allá de sus palabras, el club español no ha recibido señales positivas de su parte.

Florentino está muy decepcionado por ello, y hasta ha decidido sacarlo de las prioridades fundamentales del siguiente mercado. Con el resurgir de Fede Valverde se ha llevado una grata sorpresa, y hasta ha evidenciado que el trabajo interno rinde sus frutos. De ser así esperarían por una respuesta más habituada de Pogba, o simplemente irían a atacar otros mercados mucho más favorables en el momento.

Paul Pogba

Una clara señal, los dos jugadores terminarían alejados de la Casa blanca, ese es un hecho al que por supuesto no le quieren restar importancia. Jugadores con ganas e ilusión de portar la elástica merengue hay en todos los rincones del mundo, y el mercado está demasiado agitado como para seguir insistiendo en imposibles. Al menos esa es la postura de la cabeza del club, ya veremos como se termina de definir el tema.