Movilla, el último mohicano