Ojo al árbitro en Dortmund, Craig Thomson