Ante el Milan solo sirve volver a ser el Gran Barça